El sucesor de Olófin


Siendo Olófin rey de los Orishas decidió ver quién sería el que le podría reemplazar por motivos de encontrarse viejo y enfermo.

El reunió a todos los Orishas y les informa que los va a enviar a viajar y que aquel que reciba más honores será el rey.

Todos se vistieron de gala, oro y diamantes, mientras que el adivino de esa tierra, que era Oshe Meyi, quien vivía pobre y vestía de harapos solo tenía por equipaje un saco.

Él se hizo osode y se vió su signo, y se hizo ebbo con dos adie dun dun las que les dió a su Ifá, guardando sus leri en el saco.

Todos se pusieron en marcha y en su peregrinaje llegaron a ketu, allí les rindieron pleitesía y les dieron de comer gallo, gallinas, guineas, palomas, chivos, carneros, chivas. Entonces con los grandes banquetes, los Orishas cogieron para si las mejores partes y a Oshe Meyi le dejaron nada más que las cabezas, las patas y las puntas de las alas. Él se resignó y adaptó a esto y metió los restos de los huesos con los suyos en su saco.

Cuando salieron de Ketu, la comitiva viajó hasta la tierra eguado que eran marineros y allí solo se comía pescado. Todos comieron pargos, guabinas, anguilas, biajacas; Oshe Meyi no recogió en esta tierra nada más que cabezas, aletas, colas y espinas de los peces del banquete efectuado. Todo lo guardó en su saco, y así de cada tierra que visitaron, él fue recogiendo las sobras. Cuando retornaron del viaje se presentaron ante Olófin.

Los Orishas contaron uno a uno las historias de las recepciones y banquetes; Oshe Meyi contó lo menos posible, pero sin decir que lo habían humillado y que le habían dado solo las sobras. Entonces Olófin pregunto: que pruebas me aportáis de todo lo expuesto por ustedes?, a lo que los Orishas no pudieron responder con pruebas, solamente Oshe Meyi abrió su saco dejando caer ante Olófin las cabezas, patas, aletas, colas y espinas de los animales y peces pudiendo demostrarle a Olófin la exactitud de sus palabras.

Olófin hizo subir a Oshe Meyi solo al trono y cubriéndole de korde y marfil declaro: este es el que me sustituirá y todos los otros Orishas les serán sumisos y harán lo que él les ordene y además, de hoy en adelante.

Ose Mèjí

Àború, Àboyè!

Vaya al foro
El sucesor de Olófin

Publicita