Se abolió el sacrificio de seres humanos


Cierto día salió Òrúnmìlà al campo a cazar venados. Cuando llegó al mundo hubo de poner los pies en un pozo, que él no vio, teniendo la fatalidad de caerse dentro del pozo. Viendo que le era imposible salir se puso a cantar. En el mismo instante que pasaban por allí tres hombres. Ellos oyeron el canto y fueron a ver y vieron a Òrúnmìlà y dijeron: qué bueno!. Òrúnmìlà no tenía comida, ni gallos ni gallinas, ni chivas; vámonos, dejémosle ahí. Se fueron y no lo sacaron. Pero ellos no sabían que Òrúnmìlà llevaba en su saco una pierna de venado.

Al poco rato llegaron tres mujeres. Y lo sintieron cantar. Cada una se quitó su manta y las empataron, pero no alcanzó el largo y entonces se quitaron sus sayas y se las agregaron a sus mantas. La tiraron al pozo y Òrúnmìlà se agarró de ellas y así pudo salir.

Òrúnmìlà cuando vio a las mujeres, le preguntó a cada una porque lloraban. Una le contesto: que lloraba porque ella todos los hijos que paría se le morían. Òrúnmìlà le contestó: que de aquí en adelante todos sus hijos vivirían. La otra le dijo que ella lloraba porque no paría nunca. Òrúnmìlà le dijo: bueno, tú vas a parir. Y la tercera le dijo que lloraba porque nunca salía embarazada. Contestándole Òrúnmìlà que ella iba a salir embarazada.

Al día siguiente fueron las tres mujeres a la casa de Òrúnmìlà y durmieron con él, saliendo embarazadas las tres.

Pasó el tiempo y la hija que tuvo Òrúnmìlà con Oshun llamada Porolle, creció, y Oshun a medida que su hija crecía, todos los días para mirarla, le cantaba el mismo canto que ella había aprendido cuando se lo oyó cantar a Òrúnmìlà cuando este estaba dentro del pozo, canto que también se aprendió Porolle.

Sucede que ese año cogieron a Porolle para sacrificarla y estando presa Porolle no hacía más que cantar ese mismo canto. Òrúnmìlà que la oyó cantar se sorprendió al oírla que ella cantaba el mismo canto que él sabía. En eso Òrúnmìlà se le ocurre dirigirse a la muchacha y le pregunta: que quien era su madre?. Contestándole ella que Oshun. En ese momento se recuerda Òrúnmìlà que el había tenido una relación con Oshun y que por lo tanto Porolle era su hija. Pensando en ese instante en que forma puede salvarla del sacrificio.

En eso le viene la idea de reunir a todos los orichas y que cada oricha ese día cogiera un animal predilecto para comer. Obàtálá prefirió el escoger la chiva y comer junto con Oyá; Yemayá cogió al pato y el abo y comer junto con Shangó; y cada santo eligió su animal predilecto para en lo sucesivo comer; de esta forma fue como Òrúnmìlà pudo salvar a su hija aboliendo por lo tanto, la matanza de seres humanos.

Maferefun Porolle.

Ìretè Mejí

Àború, Àboyè!

Vaya al foro
Se abolió el sacrificio de seres humanos.

Publicita